lunes, 12 de septiembre de 2016

NEVERO DEL POLLUELO-PICO LA CHURRA. ¡Una animalada!








No era esta precisamente la ruta que estaba en primer lugar en esa carpeta que casi todos tenemos de "PENDIENTES". Sin embargo, al tratarse de mi primera toma de contacto con la montaña, después de la delicada operación quirúrgica sufrida hace poco más de dos meses, solo pretendía que fuera una prueba con la que valorar si mi estado físico estaba en condiciones de afrontar retos mas ambiciosos. Algo no muy lejos de casa, sin demasiado ascenso acumulado, pero no exento de interés y a ser posible, desconocido para mi. No era fácil encontrar algo que reuniera todos esos requisitos. Sin embargo, me di cuenta que los alrededores del puerto de Las Estacas de Trueba, era una zona poco frecuentada por mi. Tomando como referencia la carretera que va desde Las Machorras a Las Estacas, solo en una ocasión había partido de esa carretera hacia la izquierda y fue para ir al Cotero La Brena y los Castros del Horno, hace ya bastante tiempo.
Asi que, ni corto ni perezoso y ante la ya prolongada estancia en el dique seco de Pedro y Jesús, contacto con Amadeo y nos ponemos en marcha.
Una vez pasado el alto del puerto de Lunada, hacemos una parada y mirando atrás, ya tenemos estas vistas del Picón del Fraile:













Por aquello de seguir la costumbre, pongo un par de detalles del que fue nuestro recorrido del día:













A pesar de que a simple vista, el perfil podría dar lugar a pensar otra cosa, el motivo del título del reportaje, no tiene nada que ver con la dificultad del mismo. El porqué de ese título, lo veremos más adelante.







Empezamos a caminar y al fondo a la derecha se puede ver uno de los Castros del Horno, (norte). El sur se puede intuir detrás del promontorio que se ve a la izquierda. 













También aquí se puede apreciar su "arrogancia".










Mejor ahí que esparcidas por el campo:











Respira tranquilidad el lugar:












Como presentación de este contraluz, quiero dejar claro, que a pesar de las muchas fotografías en las que se verán estos "molinos", soy enemigo acérrimo de estos monstruos metálicos que proliferan cada vez más por nuestras venteadas cimas. No dudo que sea un avance tecnológico, pero...¡no me gustan!












Aún quedan algunos paisajes sin destrozar:



































Los conocedores de la zona ya habrán identificado aquella cima más alta que se ve al fondo, que aparecerá en muchas fotos y que no es otra que el espectacular Castro Valnera:


































































El monte bajo está empezando a coger un colorido que llama la atención:



































































Y después de una ascensión no muy exigente, llegamos a la primera cima de la jornada. El Nevero del Polluelo. (Curiosos los nombres de algunas montañas).






















Amadeo y yo mismo, dejamos constancia gráfica de haber pasado por allí:

































Desde la cima no hago casi ninguna fotografía panorámica, pues la bruma dificulta bastante la visibilidad. Aquí se puede intuir al fondo, el pantano del Ebro, a la altura del puerto del Escudo.












































Y después de crestear un rato, llegamos sin mayores dificultades a la segunda de las cimas destacables de la ruta. El pico La Churra. (El nombrecito, también se las trae).

































También aquí estuvimos. Amadeo...










...y un servidor.











Lo que veíamos desde aquí, ya no nos gustaba tanto.























































Algunos paisajes más, sin comentarios:
















































































Pinchar en el enlace para ver más grande: https://goo.gl/h7IEKp












































Aún llegamos a una tercera "cumbre", el pico Crespas, pero el destrozo era tal, por la construcción de uno de esos aerogeneradores, que no merece la pena ninguna reseña gráfica.

Y ahora, creo que llegó la hora de aclarar el auténtico motivo del título de este modesto reportaje. 

"Polluelos"..."churras"...terneros...vacas...caballos...nosotros... ¡Una auténtica animalada!













































































Esta parece arrancarse con peligrosas intenciones, pero...












...lo único que pretendía era ponerse por su mejor perfil para salir favorecida en la foto.























































































































Muchos y bonitos animales, pero que nadie piense que aquello es un paraíso para ellos y que la vida es fácil allí arriba. Seguramente, también habrá sucesos desagradables:



En resúmen, una entretenida caminata, en la que solo el fuerte viento en la parte alta, (razón importante para la construcción de un parque eólico en la zona) y el intenso calor en la parte baja, pusieron a prueba nuestra preparación y nos dio confianza para retomar retos de más "altura".




Hasta la próxima.